La liposucción o lipoaspiración consiste en extraer depósitos de grasa no deseados de las áreas superficiales del cuerpo, incluyendo el cuello, brazos, senos, abdomen, glúteos, caderas, muslos, rodillas y otras áreas.

La lipoescultura es una nueva fase en la evolución de la liposucción y se diferencia de ésta en la utilización de cánulas más finas. Esta moderna técnica quirúrgica consiste en extraer la grasa sobrante a través de pequeñas incisiones en la piel, mediante una cánula de punta roma con orificios en su extremo con la que se aspira o succiona el tejido adiposo
 
 
 
 

Normalmente, es realizada con anestesia local, regional o una leve sedación, siempre a cargo de un anestesista, y de forma ambulatoria. En general, la lipoescultura ofrece resultados altamente satisfactorios. La lipoescultura brinda mayor seguridad y se realiza el vaciado con jeringas, con un equipo especial de aspiración, para lograr un control mucho más preciso de las cantidades aspiradas en cada área. La utilización de jeringas de aspiración permite una manipulación aséptica de la grasa y su posible reutilización como injerto de grasa o lipoinjerto en glúteos, muslos, cara y otras áreas.