Se coloca un implante de silicona a través de una incisión en la parte posterior de la rodilla teniendo como resultado una apariencia más definida y un mejor contorno muscular. Está indicado en los casos de atrofia de la pantorrilla por accidentes, lesiones o en casos de pantorrillas delgadas.
También es frecuente en pacientes que poseen piernas extremadamente delgadas, en proporción con su cadera y tórax. Se realiza con anestesia regional.