La abdominoplastía o dermolipectomía abdominal consiste en la resección de un segmento de piel y grasa abdominal al mismo tiempo que se restaura la tensión de la pared muscular.
La abdominoplastía es una de las intervenciones estéticas que más satisface a las pacientes por el cambio importante que determina en su silueta. Frecuentemente se combina con la lipoescultura de aquellos cúmulos de grasa que no disminuyen con la baja de peso. Como en la preparación de cualquier cirugía es necesario realizar una exploración completa para descartar cualquier tipo de patología que pudiera contraindicar el acto quirúrgico. Dentro de estas patologias cabe destacar los problemas cardiovasculares, pulmonares y de la coagulación.

 
 

 
 

Dado el mayor nivel de exigencia de los pacientes se ha recurrido a nuevas técnicas que mejoran la morfología abdominal con alteraciones menores. Para estos casos se recurre a la llamada mini abdominoplastía con cicatriz reducida, que consiste en la retirada de segmentos menores de piel y grasa, lo que conlleva una cicatriz menor, y en determinados casos, no exige la creación de una cicatriz para la reposición del ombligo. Para esto, no cabe duda, ha contribuido una técnica reciente, la lipoVASER.